Emigración, ¿Sí o No?


En el mundo animal, todos los años centenas de especies migran de un lugar a otro por todo el globo terráqueo en busca de mejores condiciones para su sobre vivencia. El campeón del viaje es una pequeña ave, el charrán o gaviotín ártico cuyo nombre científico es Sterna Paradisaea, familia de los estérnidos.


Cada año, esa pequeña ave vuela más de 71,000 kilómetros zigzagueando rutas de ida y vuelta entre Groenlandia y la Antártica. Se trata de la migración regular más larga de todos los animales conocidos. ¡Cómo no admirar el fenómeno migratorio entre los animales y apreciar el tremendo esfuerzo del pequeñito charrán ártico por su sobre vivencia!


Fenómeno similar ocurre entre los seres humanos en la emigración. Muchas personas de diferentes partes del mundo dejan su tierra en busca de mejores condiciones de trabajo y subsistencia. Curiosamente no nos llenamos de admiración por la emigración de los seres humanos, de la misma forma que lo hacemos admirando o apreciando la migración de los animales.


Vivimos en una sociedad egoísta que encara al diferente como una seria amenaza a su individualismo. Aceptamos al extranjero siempre que sea para nuestro beneficio y no para su beneficio, lo tratamos con inferioridad, incluso pagamos salarios más bajos. Aun así, la palabra de Dios nos enseña a amar al prójimo como a nosotros mismos y de manera específica brindar al extranjero aceptación, oportunidad y apoyo.


Mirar a todos como hermanos, como si fueran nuestra propia familia, nos hace cambiar nuestra actitud de rechazo por acogimiento y nos permite interactuar con todos sin miedos y preconceptos en un ambiente de sinceridad y fraternidad.


En cierta oportunidad, Jesús dijo: Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? Miremos al charrán ártico para comprender que los emigrantes también pertenecen a nuestra familia.


  • ¿Para dónde emigraría usted si tuviese que hacerlo?

  • ¿Cuántos verdaderos amigos extranjeros usted tiene?


(Casa para todos los pueblos, Isaías 56:7 – Todos uno en Jesucristo, Gálatas 3:28).


Originalmente publicado el 16/10/2017.

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home