Rastro Bendito

Escribo estas líneas desde Israel, donde mi esposa y yo estamos viviendo un sueño que siempre hemos tenido, el de conocer esta tierra, caminar por donde los personajes bíblicos caminaron y principalmente por donde caminó Jesús. Uno lee la biblia e imagina los lugares y escenarios en ella mencionados, pero definitivamente el estar aquí y andar por ellos amplía la comprensión del contexto donde sucedieron las historias bíblicas.


Es sorprendente conocer alrededor del Mar de Galilea, visitar Jerusalén o bañarse en el Mar Muerto; es como cuando vemos en las películas en 3D, las historias ganan vida. Es asombroso pensar que por aquí Jesús estuvo, contó sus parábolas, hizo sus milagros y principalmente murió para salvar la humanidad.


Entretanto caminar por donde Jesús caminó, no ocurre sólo cuando andamos por las calles de las diferentes ciudades de Israel. Caminar por donde Jesús caminó, significa acercarnos a los desesperanzados y darles esperanza, a los desamparados darles amparo, a los desprotegidos darles protección. Ciertamente, las calles de nuestras ciudades están llenas de hombres, mujeres y niños carentes de esperanza, amparo y protección.


Sí como salvacionistas vamos a seguir al autor de la salvación, tenemos que salir de la comodidad de nuestros templos y arriesgarnos por la inseguridad de nuestras calles, pues por ahí pasó el maestro, ahí él estuvo, ahí él está. En cierta oportunidad incluso él dijo que cada vez que cuidáramos a uno de los pequeños, sería como hacerlo a él mismo.


Independiente donde estemos, sí en Israel o en un gueto de nuestra ciudad, caminar por donde Jesús caminó nos bendice. En verdad, no es realmente el entorno que nos bendice, más sí la compañía de con quién caminamos. Somos bendecidos por caminar con Jesús y es él quien nos lleva a estar con los desposeídos y marginados, en su compañía nuestro ser y nuestro contexto ganan vida y vida en abundancia.


  • ¿Dónde podemos ver a Jesús caminar?

  • ¿Cómo podemos seguir en los rastros de Jesús?


(Misión de Jesús, Lucas 4:17-19 – Profecía de Jesús, Mateo 25:33-40).


Originalmente publicado el 02/10/2017.

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home