Yugo Igual


Durante mis primeros años sirviendo en el ministerio recibí una llamada de una señora de nuestra iglesia, ella me pedía que si yo podía trasladarla urgentemente de la maternidad a su casa pues su esposo quien debía buscarla nunca le contestó el teléfono. Prontamente acepté, pues recién saliendo de una cesárea la mamá y su bebé necesitaban ser inmediatamente trasladadas.


Las llevé para su casa y cuando llegamos descubrimos por qué el esposo no contestaba. Estaba durmiendo profundamente en el sofá de la sala después de haberse vomitado y orinado encima por estar completamente embriagado. Me ofrecí a ayudarla a cuidar de él, pero ella resignada declinó mi ayuda y con un esfuerzo heroico fue bañar a su cónyugue además de cuidar de su nueva hijita y sus otros dos hijos.


Comúnmente escuchamos en la iglesia que nos predican acerca del yugo desigual, o sea la unión entre una creyente y un incrédulo, o viceversa. Pero el yugo desigual no se limita únicamente a esa incompatibilidad, sino también a otras desigualdades que puedan existir en el matrimonio. Tristemente la situación de la hermana que me telefoneó sucede entre los creyentes mucho más frecuente de lo que se imaginan y esta no puede ser aceptada con naturalidad.


Lastimosamente la enseñanza bíblica refleja que el hombre es el cabeza de la mujer ha sido comprendida fuera del contexto, alimentando la idea de la servidumbre femenina a hombres irresponsables, cuando en realidad es apenas parte de una enseñanza más amplia y profunda en donde ambos deben someterse a Cristo, y el uno al otro en un ambiente de verdadero amor.


Bajo el Señorío de Cristo no hay espacio para superioridades, totalitarismos o discriminaciones en contexto alguno, ni mucho menos dentro del matrimonio. Hombres y mujeres poseen la imagen y semejanza de Dios y por eso deben aprender a compartir la vida como compañeros iguales.


  • ¿Cuáles son algunas desigualdades que culturalmente existen en el matrimonio?

  • ¿Cómo se podría construir un matrimonio más igualitario?


(Yugo desigual, 2 Corintios 6:14-15 – Yugo igual, Gálatas 3:27-28)


#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home