Caramelo de Regaliz


Una de las curiosidades de haber trabajado en varios continentes ha sido experimentar la culinaria de los distintos países donde fuimos nombrados. Interesante como la gente siempre piensa que la comida de su tierra es muy sabrosa, aunque para el extranjero puede parecer horrible.


La realidad es que nos habituamos con los sabores de nuestra infancia y esos sabores se tornan tan natural para nosotros pero que al visitante le parecen tan extraños. Cuando era niño, mi papá de procedencia escandinava, compartía con mis hermanos y conmigo pastillas de caramelos de regaliz que recibía de Dinamarca. Esos caramelos poseen un sabor muy peculiar que uno tiene que crecer comiéndolos para realmente apreciarlos.


El hecho es que cuando como uno de esos caramelos el sabor me remete a los tiempos de mi infancia cuando mi papá me incluía en su atareada agenda. Aunque para mí significa recordar la presencia cariñosa y protectora de mi papá, para otros puede significar solamente un raro y repugnante sabor.


El Cuerpo de Cristo es formado por creyentes de procedencias y experiencias totalmente distintas, unos aprecian una liturgia más tradicional, otros más contemporánea, algunos prefieren un liderazgo más impositivo, otros más participativo, unos desean un culto más intelectual, otros más emocional, además, de muchas otras diferencias.


Sin embargo, jamás podemos olvidarnos que lo que nos une es mucho más fuerte e importante de lo que nos separa. En Cristo todos los creyentes han encontrado la salvación y vida nueva, ese descubrimiento les permite tener verdadera unidad en medio de la abundante diversidad. ¡En Cristo hay esperanza para todos! Aceptar las diferencias y convivir en buena manera con la diversidad es el resultado natural de todo aquel que ha encontrado a Cristo como Salvador.


  • ¿Cuáles comidas prefieres y cuáles evitas?

  • ¿Cuándo las diferencias comprometen a la unidad?

(La oración por unidad, Juan 17:20-21 – La expresión de unidad, Gálatas 3:28-29)


the

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home