Embajador Doméstico


Cuando vivíamos en Mozambique, África, fuimos a conocer un nuevo trabajo del Ejército de Salvación en Marromeu, un pequeño poblado a la orilla del río Zambeze, aproximadamente 1.500 km de Maputo, la capital donde morábamos. Fuimos para presidir la aceptación de miembros, y quedamos sorprendidos porque tuvimos que alistar a más de 50 soldados en un único culto.


Al final del día mientras retornábamos de Marromeu por un camino angosto de tierra que seguía paralelo al río, vi una placa que decía: “Mary Livingstone falleció en el rio Zambeze a 50 metros de este local”. Mary fue la esposa del Dr. David Livingstone, un médico, explorador y misionero Escocés, ejerció su ministerio en África a finales del siglo 19 y es considerado por muchos como uno de los más importantes misioneros que pisó este continente.


Cuando leí esta placa quedé con la piel de gallina. Que honor poder seguir por caminos anteriormente recorridos por gente tan comprometida con la transmisión del evangelio. De hecho, la señora Livingstone falleció con malaria lejos de su país mientras acompañaba a su esposo en un viaje bajando el río Zambeze.


Aunque el prototipo de misionero es aquel que va a otro país, es posible ser misionero sin dejar su gente o su tierra. Uno puede ser misionero simplemente transmitiendo el evangelio a las personas de su propio contexto y alrededor. Muchas veces puede ser más difícil predicar a los conocidos que a los desconocidos.


Es importante entender que, en nuestra ciudad y vecindario, en nuestro ambiente académico o laboral, incluso en nuestra familia, también hay criaturas a las cuales Jesús envió los discípulos a predicar el evangelio. O sea, tan imperativo es compartir de Jesús con la gente de otros países, como compartirlo con la gente de nuestro propio país. No importa el lugar, siempre es un honor ser un embajador de Cristo.


  • ¿A cuáles personas y lugares Dios te envió como misionero?

  • ¿Cuál es tu responsabilidad como embajador de Cristo?


(Evangelio para toda criatura, Marcos 16:15 – Evangelio para todo ciudadano, Romanos 1:16)


the

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home