Terremoto


Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, hay más terremotos y temblores que en cualquier otra parte del planeta. Incluso, el más fuerte terremoto ya registrado en la historia ocurrió en Valdivia, sur de Chile, marcando 9,5 en la escala Richter. A pesar de las frecuentes sacudidas, uno nunca se acostumbra totalmente a ellas y cuando ocurren es siempre asustador.


Los terremotos suceden por la acomodación natural de las placas tectónicas que se mueven en direcciones opuestas debajo del suelo, produciendo la liberación de energía que hace que la tierra se mueva repentinamente. En este caso, se trata de la placa de Nazca que se mueve en dirección a la placa Sudamericana. Aunque ese fenómeno suceda en la profundidad de la tierra, es fuertemente sentido en su superficie.


Para convivir con esa realidad la población ha sido entrenada para reaccionar sin pánico y de manera segura, y el código de construcción civil ha sido perfeccionado para que las edificaciones aguanten los más fuertes sismos. Cuando esas precauciones son seguidas las consecuencias de los terremotos son minimizadas y quedan casi imperceptibles.


Similarmente el nuevo testamento enseña que en la profundidad de nuestro ser como cristianos hay intereses opuestos que muchas veces chocan produciendo un terremoto interno que afecta nuestra vida. Por un lado, un nuevo ser espiritual que busca las cosas de arriba y, por otro, un antiguo ser que continúa carnal e insiste en buscar las cosas terrenales.


Para evitar la destrucción que ese terremoto puede causar, es necesario aprender acerca de nuestra nueva naturaleza en Cristo y adoptar un código de construcción de vida que incluya el nuevo aprendizaje en nuestro vivir cotidiano. Es decir, adoptar una práctica de vida que busque percibir y lidiar con nuestras limitaciones humanas, pero también vislumbrar y nutrir nuestras posibilidades espirituales.


• ¿Cuándo y cómo sientes el terremoto interno?

• ¿Cuáles de intereses carnales que tienes chocan con tus intereses espirituales?


(Sentimientos encontrados, Romanos 7:17-20 – Sentimientos sublimes, Isaías 55:7-9)


the

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home