Piedra o Ventana


Uno de los entretenimientos de los niños traviesos es lanzar piedras a las ventanas y después salir corriendo para no ser vistos o atrapados. Un par de veces durante mi infancia reconozco que llegué a participar de esta acción malévola, pero después percibí que esa inmadurez era incompatible con el Cristo que yo deseaba seguir.


En el mundo de los adultos no es tan diferente, por algún motivo tenemos facilidad en lanzar criticas maliciosas a los actos de otros, pero no nos gusta recibir las mismas críticas a nuestros acciones. La verdad es que igual a las piedras, las críticas maliciosas tienen gran poder destructivo y por eso su uso se parece al de las armas.


Quizás los principales usuarios de ese arsenal destructor sean los políticos que lanzan piedras a sus oponentes sin considerar la validez de los argumentos diferentes. Independiente de lo que sea, los de izquierda lanzan piedras a los de derecha y de igual manera los de derecha lanzan piedras a los de izquierda. Lo triste es que ese tipo de comportamiento contagia a todos los grupos de la sociedad.


Sin embargo, es en ese contexto que los cristianos son llamados a ser ventana y no piedra, a demostrar a través de sus vidas y acciones los valores del Reino de Dios sin agresiones a los demás. Conocedores que del Diablo viene la acusación, pero del Espíritu Santo viene el convencimiento, los cristianos asumen su posición como vidrieras en la sociedad sin miedo de recibir algunas pedradas.


Los cristianos rechazan el anonimato o camuflaje, pues, visiblemente trabajan por la construcción del Reino de Dios, pero siempre como ventanas y jamás como piedras. Lanzar piedras destruye, pero quedarse en la vidriera posibilita señalar el camino a seguir.


  • ¿Cuándo has sido piedra y cuando has sido ventana?

  • ¿Qué vidriera necesita tu comunidad?


(Inmadurez de niño, 1 Corintios 13:11 – Madurez de adulto, 1 Timoteo 4:12)


the

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home