Todos los caminos conducen a…


Cuando queremos decir que todas las alternativas llegan al mismo destino normalmente usamos la expresión “todos los caminos conducen a Roma”. De hecho, el imperio Romano que dominó el mundo de 27ac hasta 476dc, construyó más de 80 mil kilómetros de caminos que partían de Roma siguiendo por el Oeste hasta la antigua Bretaña (actual Inglaterra), y siguiendo por el Este hasta la antigua Persia (actual Irán). Siendo Roma el origen de todos estos caminos, evidentemente también era el destino de todos ellos.


Ese imperio ya no existe, pero la expresión sigue siendo usada en todo el mundo y es posible que varios de nosotros ya la hemos escuchado o dicho. Aunque sea verdad que hayan caminos diferentes que lleguen al mismo destino, puede ser muy peligroso afirmar que todos los caminos conducen al mismo lugar. Por ejemplo, cuando se parafrasea ese dicho afirmando que todos los caminos llevan a Dios.


La biblia enseña que tanto para nuestros rumbos personales como colectivos hay caminos diferentes que conducen a destinos bien distintos, mientras algunos llevan a la perdición otros conducen a la salvación. Cabe a nosotros aprender a elegir los mejores caminos y para tanto hay que tener claro el destino pretendido.


Cierta vez el discípulo Tomás justamente le preguntó a Jesús: “Señor, no sabemos dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?”. Una pregunta absolutamente legítima pues sin saber el destino como podría saber que camino tomar? Jesús entonces le contestó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí”.


La verdad es que Jesús es el único camino para llegar a Dios Padre y vivir en Su presencia. Si queremos que nuestra persona y sociedad sean libres, ese es el camino para seguir. Varios caminos llevan a Roma, pero uno solo hacia la libertad completa: Jesús.


  • ¿Cuáles caminos te han hecho perderte?

  • ¿Cómo sigues por el camino a Jesús?


(Jesús el único camino, Juan 14:6 – Jesús el único nombre, Hechos 4:12)


the

#Español

Posts Are Coming Soon
Stay tuned...

About me

Since 1983 I’ve been a Salvation Army officer where by God’s grace I’ve had the opportunity to serve in pastoral, administrative and leadership positions in South America, Europe and Africa.

Read more...

Follow

Home